Para muchos, el Sushi no es más que un plato asiático de pescado crudo que no ofrece combinaciones posibles más alla del atún o el salón y que simplemente se moja en salsa de soja para ocultar las carencias gustativas del producto.

Este pensamiento es común en personas que nunca abandonan sus platos regionales. Y no hay nada malo en defender la gastronomía regional, al contrario, sería absurdo afirmar eso ya que todas los cocinas del mundo son regionales en algún lugar, por muy internacionales que sean o por muy difundidas que esten: “La cocina buena siempre es buena comida, sea de donde sea”.

Dicho esto, me gustaría tumbar algunos mitos sobre el Sushi para rebajar el miedo a lo desconocido, principal limitación de muchos de nuestros reacios usuarios:

  1. No es exclusivo para pescado y mucho menos crudo. Podemos usar carnes, verduras, pescado ahumados, braseados… No nos van a matar por adaptar platos a nuestro gusto.
  2. No hay que ser un samurai para hacerlo. De hecho es probable un samurai no supiera hacerlo mejor de lo que podríamos hacerlo nosotros, lo único necesario es seguir la base de las recetas y sobre todo, practicar.
  3. Comer pescado crudo no es sinónimo de Anisakis. El pescado que compramos suele estar ultracongelado y nosotros mismos podemos congelarlo en casa de forma que eliminemos cualquier riesgo de infección. No existen más riesgos que en cualquier otro productos.
  4.  Se puede comer sin palillos. Se pueden usar utensilios o las propias manos, de hecho es habitual que la porción de sushi se sirva directamente en la mano del consumidor para que se la coma y si esta en el plato… ¿Quién no ha cogido una croqueta con la mano?.
  5. No se es más cosmopolita o moderno por saber hacer Sushi, y mucho menos por comerlo, pero no probar sus distintas opciones sin motivo alguno es un crimen y debería ser penado.

Así que ya sabes, ya no hay escusas para al menos probar Sushi. Adaptado a tu paladar, sin que este crudo y/o con un tenedor… pero en tu boca, estimulando tu paladar.

(Autor fotos Salva2cf)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *