¿Por qué nos cuesta tanto internacionalizarnos en el sur?

There is something beautiful about walking around the city with a camera

Cuando hablamos del sur, igual hay que tomar el hemisferio norte como referencia, ya qué si no, quizás el planteamiento cambiaría con nuestra brújula. Con esto no quiero decir que la geografía determine la cultura, o que el clima y las costumbres impidan un correcto desarrollo del comerco internacional. Pero todos somos conscientes de la fuerte influencia que tienen estos factores, asociados a las regiones más próximas al ecuador, en la forma de abordar su salida al exterior y su proyección internacional.

Existen multitud de excepcciones que no hacen más que confirmar una regla universal; si tienes buen tiempo y buenos recursos naturales no necesitas buscarlos en ningun lugar. Esta “perogrullada” podría explicar la situación actual del orden económico internacional.

 

(By Salva2cf)

Historicamente las regiones del mediterraneo tenían una situación privilegiada en el cotexto internacional. Dominaban el comercio, la cultura y eran los dueños del desarrollo global. Hoy en día, los barbaros desorganizados de antaño, que arrasaban pueblos y quemaban recursos, asesoran y dirigen a los pueblos que construyeron la civilización. ¿Es sólo un ciclo o hay algo más?

 Sur o no sur

Para muchos perder la hegemonía histórica es un trauma y un insulto a su identidad nacional, pero la realidad es que las reglas del juego han cambiado y lo que antes tenía mucho valor ahora apenas lo tiene. Lo que nos lleva a la típica conclusión; renovarse o morir.

En el “sur” las experiencias tienden a ser exageradas, ofreciendo experiencias únicas e inolvidables, para lo bueno y para lo malo.  Lo que nos ayuda a contestar a la pregunta con la que iniciamos este post: ¿Por qué nos cuesta tanto en el sur internacionalizarnos?

La respuesta es simple, hemos convivido muchos sigles con los privilegios naturales y no hemos necesitado luchar por obtenerlos. Ahora llevamos demasiado tiempo luchando por defenderlos, pero ya no sabemos ni cuanto valen. Debemos actualizarnos, conocer el resto del mundo y aprender a dar valor a lo que tenemos y a lo que tienen los demás.

El usuario y el consumidor han cambiado y ya no se conforman con las experiencias de siempre, exigen algo nuevo y lo buscan donde sea, en el sur o en el no sur.

Un saludo y no lo olvides; ¡Comparte tus recetas y experiencias en nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *